Hoy terminando el día me he encontrado con una sorpresa de esas que te llaman la atención. Una persona con la que he colaborado en alguna ocasión ha creado un grupo de WhatsApp de unas 80 personas, de las cuales sólo 2 estaban en mi lista de contactos. El resto gente desconocida. El título del grupo también llamativo: una dirección de un sitio web.

Mi primera reacción ha sido: “voy a salirme de este grupo”. Sin embargo he decidido esperar un poco porque me ha parecido un experimento cuanto menos interesante. Los primeros mensajes han sido de desconcierto (parece que nadie se esperaba estar en ese grupo). Alguien hablaba de un congreso, otro no sabía de qué le hablaban. Tampoco sabían quien era quién…

Y luego se ha sucedido una retahíla de “fulanito ha abandonado este grupo”, “mengano a abandonado este grupo”. Otros de manera más “polite” han dado las gracias por haber sido añadidos y a continuación se han disculpado diciendo que no tenían mucho que aportar… y así hasta los 26 que de momento han dejado el grupo.

Después nos hemos enterado de para qué era el grupo. Parece que es para “estar informados de una iniciativa”, e incluso se nos ha dado la bienvenida al grupo. Esta mañana lo hablaba con +Jose Fos en relación al post que escribí ayer sobre iTunes. Igual me estoy haciendo mayor pero, ¿no hay otros canales mejores que Whatsapp para mantener informado a la gente de una iniciativa? Correo electrónico, twitter, Facebook, etc. Utilizar un grupo de WhatsApp para mezclar un montón de gente desconocida también tiene su riesgo. Estás compartiendo números de teléfono de un montón de personas que igual prefieren mantenerlo en privado.

También es cierto que los usos que tiene el WhatsApp hoy día son muy superiores a los que sus propios creadores pensaron. Surgió como un sustituto del SMS (mensajes normalmente 1 a 1 con un coste elevado), pero ha evolucionado en una especie de red social privada (¿por eso lo compró Facebook?) en la que crees tener más control sobre lo que compartes. Grupos de WhatsApp para organizar un cumpleaños, de los amigos, de los antiguos compañeros de colegio, para un proyecto, de los compañeros de trabajo… Ahora bien, crear un grupo de WhatsApp para mantener informada a la gente puede acabar saturando una herramienta que es útil de por sí.

Aprovecho también para recomendaros una alternativa muy interesante a WhatsApp si lo queréis utilizar para trabajo. Se llama Slack y tiene sitio web, app para el ordenador y app para el móvil. Permite organizar mejor las conversaciones en canales y compartir en los chats documentos, hojas de cálculo, etc.

Bueno, mi consejo, no saturéis el WhatsApp por favor.