Timelapse de una comida

Vaya comida más buena nos preparó Mamen el otro día. Una deliciosa paella, ensaladilla rusa y un buen vino. Nosotros llevamos helado de postre comprado de Brustolón. ¿Qué más se puede pedir?

 

Como no podía ser de otra manera se me ocurrió  aderezar este momento con un toque tecnológico. Nada mejor para estos momentos que un timelapse de la comida. Así quedó la cosa:

El vídeo es gracioso. Se le puede incorporar un toque de música por ejemplo y algún subtítulo, pero el resultado tal cual ya tiene su interés. Un timelapse consiste en realizar fotos cada un intervalo de tiempo predeterminado y, después, montarlo todo como una película. Afortunadamente la mayor parte de teléfonos de hoy día tienen esta función incorporada y basta con pulsar un botón. En mi caso utilicé un iPhone 6.

Un aspecto clave de este tipo de vídeos es que el teléfono tiene que estar fijo en un sitio y aguantar todo el tiempo de grabación. Para ello utilicé un trípode de la marca +JOBY llamado Magnetic GorillaPod. Es uno de esos trípodes para teléfonos móviles que se retuerce y se puede enganchar a cualquier sitio, pero este tiene una característica especial: es magnético. Esto quiere decir que si encuentras una superficie metálica lo puedes pegar ahí y el teléfono queda fijo sin ningún problema. Es una pasada.

Eso fue lo que hice en este caso. Lo dejé fijo a una superficie metálica y funcionó a la perfección.  Recuerda también comprobar que tienes suficiente batería. Creo que es recomendable poner el teléfono en el modo avión para evitar que la batería se gaste antes o que la grabación se interrumpa con alguna llamada.
Bueno, espero que esto os sirva y os permita incorporar un toque tecnológico a cualquier acontecimiento!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *