Desde que el iPhone se independizó del PC prácticamente sólo uso iTunes para escuchar música desde el ordenador. No obstante reconozco que el programa es algo engorroso y poco intuitivo. Hacer algo sencillo como doble click sobre una canción no quiere decir que vayas a escuchar la canción. Muchas veces ni siquiera sabes si estás viendo el álbum, el artista o la canción.

iTunes sirve para muchas más cosas. Lo más natural es el acceso a la tienda de música de Apple (iTunes store) para comprar canciones. Pero no todo es música, también te sirve para comprar películas, almacenarlas y visualizarlas desde el mismo programa. Además, para los que todavía no se fían de los servicios online, te permite gestionar tu iPhone: hacer copias de seguridad, actualizar el sistema operativo, transferir contenido, sincronizar tu biblioteca musical…

Ahora se le ha añadido el servicio Apple Music, que es una especie de Spotify pero de Apple, con lo que ahora convive en el mismo programa la música que has comprado con otras canciones que pertenecen a una suscripción a un servicio además de un servicio de radio.

Vamos a recapitular: biblioteca musical, biblioteca de películas, tienda online para comprar música, tienda online para comprar películas, gestión de los dispositivos iOS, almacén de música, almacén de películas, suscripciones musicales, radio y multitud de pequeñas funciones que han ido añadiendo a este veterano (14 años tiene ya). Y a esto júntale que la última versión (iTunes 12.2) que han desarrollado para hacerlo compatible con Apple Music incluye numerosos errores (¿dónde han ido a parar algunas de mis canciones?). Luego incluye otras cosas como Genius (que últimamente no ha vuelto a funcionar como al principio), iTunes Match (que alguien me aclare para qué sirve ahora con Apple Music) o compartir en casa.

Y es que al principio iTunes era simplemente para escuchar música y comprar música. Y funcionaba perfectamente.

Apple, vamos a ver si conseguís hacer (de nuevo) lo complicado sencillo. Este programa necesita algo más que ir añadiendo y añadiendo funciones. Lo que necesita es encontrar su hueco en la era postPC. Saber para qué sirve este software en un entorno en el que convive con iPods, iPhones, iPads… que son mucho más apropiados para el fin que persigue este servicio (el consumo de contenidos). ¿Qué debería tener este software? ¿No debería volver a ser simplemente un reproductor de música con una tienda de música? Como mucho añadir la suscripción a Apple Music. Ahora bien,  ¿y si simplemente no hace ya falta?