El sistema operativo es el alma del cualquier aparato que manejamos. Sin él nuestro teléfono móvil sólo serviría de pisapapeles. Apple ha hecho un trabajo excelente con iOS y Google ha hecho lo propio con Android. El modelo de Apple se ha orientado siempre ha dar servicio exclusivamente a su propio hardware, es decir, al iPhone y al iPad. Google dejó la puerta abierta a que cualquier fabricante pudiese adaptar su sistema operativo a sus dispositivos. Entre los dos dominan el mercado con claridad.
Existen otros contrincantes en esta batalla, quizás no tan conocidos pero que son los que también aportan un grado de innovación al sector. El caso de Microsoft es singular, porque ha pasado de ser una empresa todopoderosa y monolítica en los ordenadores de escritorio ha tener que estar innovando continuamente para hacerse un hueco en el mundo de los dispositivos móviles. El sistema operativo Windows Phone 8 funciona también muy bien pero carece del famoso “ecosistema” de aplicaciones que sí tienen las otras dos plataformas. Blackberry las está pasando canutas, aunque finalmente los rumores sobre su compra no se han hecho realidad y se han transformado en una fuerte inversión y en la llegada de un nuevo CEO que tiene la dura tarea de reflotar la compañía.
Pero, además de Microsoft y Blackberry, existen otras opciones que luchan por hacerse un hueco. Algunas empresas han optado por diseñar un sistema operativo dirigido a terminales de gama baja, como podría ser la Asha Platform de +Nokia o el Firefox OS de Mozilla. Son también alternativas interesantes pero que tienen su marco de actuación bastante limitado.
De la mano de +Samsung Mobile está viniendo algo interesante, todavía no muy popular pero que puede convertirse el arma secreta de la compañía en el medio plazo. Se llama +Tizen , y es un sistema operativo de código abierto que pretende gobernar alguno de los teléfonos de la compañía coreana en los próximos años. Este sistema servirá para multitud de dispositivos, desde los teléfonos móviles hasta las smartTVs. Seguro que tendrá su oportunidad porque viene de la mano de un gigante como Samsung, que de hecho ya ha hecho sus pinitos creando un Galaxy S4 totalmente operativo con Tizen o una nueva cámara  que funciona también con este sistema operativo.
Incluso +Nokia ha anunciado que va a sacar una versión de su servicio de mapas Here para el sistema operativo Tizen. No sé muy bien qué pensarán los nuevos amos de esto (Microsoft), pero es un movimiento de la finlandesa para posicionarse como un proveedor de servicios más que de productos.
En el paquete también está +Ubuntu con su versión del sistema operativo para móviles, un sistema que de momento no ha tenido mucho público en el mundo de los móviles pero que está ahí y en algún momento puede convertirse en una alternativa. Quizás en este caso sea un handicap el no ir de la mano de alguno de los grandes fabricantes.
No obstante dudo mucho que a corto plazo sea posible instalar en un teléfono cualquier sistema operativo. El hardware de los móviles suele ser bastante específico y requiere de adaptaciones para prácticamente cualquier modelo. Si hay una comunidad de desarrolladores fuerte detrás que dé soporte a iniciativas de código abierto quizás sea posible. Me queda la duda de si los fabricantes de hardware, que tanto han criticado a Apple, en el fondo buscan lo mismo: hacer sus sistemas operativos cada vez más dependientes de sus propios terminales, porque aunque digan que venden servicios, la mayor parte de ellos viven de vender terminales.