+Android es un sistema operativo para móviles que compró +Google en un estado muy primigenio y que ha ido evolucionando con la idea de que sea una alternativa al iOS de Apple. Su estrategia ha sido similar a la que siguió Microsoft en los años 80, vamos a abrir esta plataforma para que cualquier fabricante pueda adaptarlo a sus dispositivos. El resultado está siendo bastante bueno, aunque Google echa en falta la gran integración que tiene Apple entre su sistema operativo y su hardware (iPhone, iPad y iPod).
Como bien me comentaba hace poco +Daniel Robles , un desarrollador para iPhone trabaja directamente con el hardware del usuario final (el iPhone). Sin embargo un desarrollador de Android nunca sabrá muy bien en qué dispositivo se van a ejecutar sus aplicaciones. Tendrá que especular con algunos cientos de combinaciones posibles de tamaños de pantalla y resoluciones. Esto hace que de un teléfono a otro pueda cambiar la ubicación final de botones o cuadros de texto, empeorando la experiencia final del usuario que queda lejos del control del desarrollado.
Este handycap intenta resolverlo Google creando también sus propios teléfonos. Hace algo más de un año compró Motorola probablemente para emular a Apple y fabricar sus propios teléfonos. Mientras tanto se alía con algunos fabricantes para que le fabriquen un teléfono Google. Este es el caso del Nexus 4, fabricado por LG pero diseñado casi en su totalidad por Google. Entre otras cosas conseguimos tener mejor experiencia de usuario que con otros modelos. Otra particularidad interesante es su precio. Google sigue una estrategia similar a la de Amazon: pretende conseguir beneficios por el ecosistema Android y no tanto por el hardware. Podemos comprar un Nexus 4 por poco más de 280€, con un hardware muy similar al que nos podríamos encontrar en un Galaxy S3 que puede costar casi el doble. Así pues, si tenéis que compraros un teléfono Android, yo me decantaría por el Nexus 4 (que incluso tiene versión en blanco en Estados Unidos desde hace poco). Esperemos ver en breve teléfonos de la nueva Motorola fabricados de la mano de Google.