Leía en +Xataka una noticia sobre unas nuevas memorias USB de +SanDisk Corporation . Su principal atractivo es el diseño, pero más allá de eso es una tecnología que comienza a estar estancada. Tras su aparición comenzó una carrera vertiginosa por incrementar su capacidad de memoria. Sin embargo desde hace un tiempo el tamaño máximo se estancó en unos 64 Gb, siendo el más popular el de 8Gb. La aparición de virus que se transmiten a través de estos aparatos ha limitado también bastante su uso junto con la aparición de servicios de almacenamiento online que hacen prácticamente inútil un aparato como este para transportar ficheros.

Para mi su mayor atractivo podría estar en convertirlos en los contendores de nuestros ordenadores personales, de tal manera que “pinchándolos” en cualquier equipo obtuviésemos nuestro propio escritorio, incluyendo programas, documentos, etc. Algo así intentó SanDisk con su sistema U3 pero tampoco tuvo mucho éxito. Por otro lado son dispositivos muy propensos a perderlos en el fondo de algún bolso, mochila o maletín o simplemente en alguna mesa de reuniones. Esto te obliga a adoptar medidas de seguridad adicionales si no quieres que tus documentos queden a disposición del primero que lo encuentre.

¿Y tú, sigues usando memorias USB? ¿Para qué las utilizas?