Apple ha publicado la esperada actualización de los Macbook Pro que tantas veces se rumoreaba últimamente y casi nunca se acertaba. Un veterano de los medios de Apple pronosticó hace semanas que dudaba que Apple presentara los Macbook Pro antes de la puesta en venta del iPad, y así ha sido. Sin embargo, analizaremos por partes los pros y contras de esta actualización que tan prolífica ha sido en el ámbito del rumor. 
La actualización ha sido en mayor medida realizada para la gama de 15″ de los Macbook Pro, si bien para la gama de 13″ ha resultado menor de lo esperado. Concretando estas actualizaciones:
Gama Macbook Pro 13″, parte de una configuración básica de 4 Gb de Ram DDR3 y adicionalmente presenta como novedades:
  • Modelo básico de 13″, con un procesador core 2 duo de 2’4 Ghz, 250 Gb disco duro, tarjeta gráfica Nvidia 320M de 256 Mb de memoria compartida y 10 horas de duración de batería, por 1.099 euros.
  • Modelo avanzado de 13″, con un procesador core 2 duo de 2’66 Ghz, 320 Gb disco duro, tarjeta gráfica Nvidia 320M de 256 Mb de memoria compartida y 10 horas de duración de batería, por 1.399 euros.

Gama Macbook Pro 15″, igualmente que en el modelo de 13″ parte de una configuración base de 4 Gb DDR3 y adicionalmente:
  • Modelo básico 15″, core i5 2’4 Ghz, 320 GB, Intel HD Graphics y Nvidia 330M con 256 Mb de memoria dedicada, batería duración 8 a 9 horas, por 1.699 euros.
  • Modelo intermedio 15″, core i5 2’53 Ghz, 500 GB, Intel HD Graphics y Nvidia 330M con 256 Mb de memoria dedicada, batería duración 8 a 9 horas, por 1.899 euros.
  • Modelo avanzado 15″, core i7 2’66 Ghz, 500 GB, Intel HD Graphics y Nvidia 330M con 512 Mb de memoria dedicada, batería duración 8 a 9 horas, por 2.099 euros.
Gama Macbook Pro 17″, igualmente que en el modelo de 15″ y 13″ parte de una configuración base de 4 Gb DDR3 y adicionalmente:
  • Macbook 17″, core i5 2’53 Ghz, 500 GB, Intel HD Graphics y Nvidia 330M con 256 Mb de memoria dedicada, batería duración 8 a 9 horas, por 2.199 euros.
La actualización es bienvenida, y muy esperada por un elevado número de usuarios que bien querían actualizar su portátil o estaban indecisos ante la adquisición de un macbook pro o un imac. Ahora bien, a pesar del incremento de potencia en los equipos portátiles de la gama profesional de Apple, no falta como reacción de los potenciales usuarios una ligera sensación de decepción ante la escasez de novedades aportadas por la actualización, que a mi entender se debe principalmente a dos causas:
  1. La comunidad de usuarios se deja llevar más de la cuenta con la cascada de rumores, novedades potenciales y patentes que van apareciendo semana tras semana, con la errónea concepción de que los nuevos modelos que se presenten inmediatamente recogerán todas las supuestas novedades y patentes, como el USB 3.0, rediseño de la carcasa, incorporación de un microproyector, carga de la batería a través de un recubrimiento que capta la energía solar, etc. Las patentes en muchas ocasiones son herramientas de protección contra otras compañías que quieran adelantarse, y no pretenden comercializar todos los supuestos adelantos tecnológicos sin exprimir al máximo los elementos actuales. No hay que olvidar que no son ONG’s, son entidades con ánimo de lucro.
  2. La otra cara de la moneda la presenta la compañía Apple, que en cierto sentido, también aporta algo de razón al decepcionar ligeramente las características de sus nuevos portátiles profesionales, ya que básicamente una actualización de procesador, disco duro y tarjeta gráfica podría haberse realizado perfectamente en Enero de este año 2010 y no retrasándose así 3 meses respecto a la competencia. ¿Porqué se ha realizado esta actualización descafeinada?. Fundamentalmente por varias causas, como la escasez de micros core ix, el litigio entre Intel y Nvidia por utilizar tecnología mutua, pero principalmente porque se ha venido comentando que Apple ha estado más centrada en el desarrollo y comercialización del iPad, el desarrollo de iPhone OS 4, SDK de iPad, correcciones de los fallos de iMac, dejando poco espacio para la actualización de los Macbook pro (y recientemente se incluye la parada de desarrollo del Mac OS X 10.7 por el desarrollo del nuevo iPhone). Apple parece estar más centrada en el desarrollo, mantenimiento y competencia de sus dispositivos móviles, corroborado por el propio Steve Jobs cuando citó que Apple es ahora una compañía de dispositivos móviles.
En una revisión genérica, hay muchas opiniones que indican que la gama de 13″ de Macbook Pro ha pasado a ser un poco menos Pro, indicando el alto precio por los elementos incorporados. En primer lugar resulta complicado encontrar un portátil profesional de la competencia de 13″ con un micro core 2 duo 2’4 Ghz y disco duro de 250 Gb, ya que la mayoría de la competencia opta por equipos más actualizados. 
En el caso del modelo avanzado de Macbook Pro 13″ resulta difícilmente justificable pagar un sobre coste de 300 euros por 70 Gb adicionales de disco duro y 0,26 Ghz más de velocidad de procesador que no se notará en absoluto. Más aún, cuando por 89 euros tenemos discos duros externos por USB de 500 GB. Con lo que no recomendamos pagar 300 euros más por el modelo avanzado de 13″, en caso de optar a un modelo de estas dimensiones, es preferible el modelo básico por relación precio/prestaciones.
Pero, ¿A qué podemos optar con un presupuesto aproximado de 1.399 euros del modelo avanzado de 13″ de macbook pro?. Para empezar disponemos de una oferta en Sony Vaio de los modelos de serie Z sin unidad DVD y de 13’1 pulgadas con estas características (que tampoco es que sean modelos baratos):
  • Procesador Core i5 540M 2’53 Ghz
  • Windows 7 profesional
  • Carcasa plateada de teclado retroiluminado
  • 500 Gb disco duro 7.200 rpm
  • 4 Gb DDR3 1.066 Mhz
  • Resolución 1600×900 de pantalla LED con opción de 1920×1080 por 50 euros más.
  • Batería modo stamina de 7’5 horas, por 60 euros más de hasta 10,5 horas.
  • 3 puertos USB
  • HDMI
Precio total : 1.469 euros
Evidentemente el modelo de Sony Vaio Serie Z es notablemente más potente por 70 euros más. Es posible comparar por componentes con el modelo intermedio de Macbook Pro 15″ (a excepción de la diferencia de pulgadas de pantalla), pero en este caso sería 1.469 euros frente a 1.944 euros (sin HDMI pero con unidad DVD), que implica una diferencia de 475 euros, lo cual no es poco como para achacarlo a una licencia de OS X frente a Windows 7 profesional.
Si a este precio le sumamos las opciones de la pantalla Full-HD, batería Stamina de 10,5 horas, y actualizamos el micro al Intel Core i7 estaríamos con dicho modelo de Sony por 1.779 euros. En el caso del modelo superior con Core i7 de Macbook Pro aproximándolo al Sony Vaio, estaría por 2.234 euros (sin tener en cuenta conectores minidisplay port y similares). Esto implica una diferencia de 455 euros
Habrán múltiples combinaciones de otros fabricantes por menor precio aún que el Sony Vaio, que no hay que olvidar que tampoco son portátiles de gama baja, por lo tanto estaríamos generalmente ante un ahorro de al menos 450 euros entre el modelo de Macbook pro y un competidor equivalente. Entonces ¿Merece la pena comprar el Macbook Pro?, ¿Es caro?
Pues todo depende del valor que dé cada uno a las características del Macbook Pro o su competencia. Si alguien simplemente busca potencia bruta computacional, y capacidad de almacenamiento sin darle tanta importancia al sistema operativo, posibilidad de cambiar la batería por el usuario, ni la calidad de acabado no le compensará comprar un Macbook Pro, y le parecerá caro. Sin embargo, otros usuarios que valoren en mayor medida la estabilidad, seguridad y atractivo del Mac OS X, los materiales y calidad de acabado de la carcasa unibody, el tamaño de pantalla, el conector magsafe contra accidentes y tirones, es posible que les compense esa diferencia de precio, que como todo en la vida es subjetivo.
Evidentemente comprar un Macbook Pro para instalarle únicamente Windows o Linux quitando el Mac OS X es ilógico porque tendría opciones igual de potentes por al menos 450 euros menos. El valor real no es el hardware, sino la combinación personal y subjetiva de cada uno al binomio Hardware + Mac OS X.