Amigos de abrefacil, ha llegado el año 2010, los coches siguen sin volar, no vestimos trajes de neopreno ni vivimos en ciudades futuristas, como nos prometían las películas de ciencia ficción. Ahora cualquier nuevo film no se arriesga y cuando habla del futuro ninguno baja del año 2100 (por si acaso, que para ese año seguro que todos calvos).
Pero lo que es cierto, lo que es seguro, es que vivimos en una revolución tecnológica, lenta pero constante, que nos irá a aproximando a todo eso (para bien y para mal). Que a cualquier mocoso le hables de mp3, de formatos de vídeo, de un GPS o de oir música con el móvil, y no se le ponga cara de sapo, ha costado muchos años, pero finalmente ha sucedido.

A veces se producen saltos que aceleran algo ese camino. Afortunadamente estamos dejando atrás la época en la que la mayor innovación tecnológica consistía en aumentar la frecuencia de reloj del procesador año tras año. Eso permitía a la mayoría de los mortales abrir su Office un milisegundo más rápido.

Por fin, tras haber alcanzado ya un cierto nivel de madurez tecnológica y sacar partido real de esos avances del hardware, se está trabajando en serio nuevas interfaces que faciliten la relación hombre-máquina. El caso del iPhone hay que reconocer que ha sido un paso importante por dos motivos. En primer lugar porque ha llegado a millones de personas en el mundo, muchos de los cuales jámas se hubiesen comprado lo que antes llamábamos una PDA o una PDA “con teléfono”. En segundo lugar porque su principal innovación se basaba precisamente en eso, en la interfaz.

Bueno, como no podía ser de otra manera, y ya para cerrar este matutino post de Año Nuevo, queremos enviar nuestros mejores deseos para el año que entra, a todos nuestros lectores, que sois los que hacéis posible que abrefacil siga su andadura año tras año.

El equipo de redacción de abrefacil.net