Con este artículo finalizamos la serie de 6 que iniciamos hace un par de semanas, como habréis visto hemos ido repasando todas y cada una de las cadenas de televisión generalistas que hay en España, dando datos de acceso y en algunos casos dando nuestra impresión. 

Este último artículo pretende valorar la oferta existente y de alguna manera, “predecir” lo que puede ocurrir en un futuro.
Para entrar en materia, diremos que parece mentira que la gran mayoría de las cadenas monten un servicio tipo YouTube donde cuelgan vídeos de corta duración, deberían darse cuenta que para eso, ya existe YouTube ¿no? Los únicos que parece que pretenden hacer algo a través de este medio son RTVE y La Sexta, su sistema de vídeo a la carta es muy sencillo de manejar y te permite ver programas completos (en el caso de La Sexta, con publicidad entre corte y corte…lógico), esto sí que nos permite ver el programa de Buenafuente que nos perdimos ayer o ponerle a nuestros hijos los Lunnis en cualquier parte del mundo, a eso es a lo que debería tender el mercado, pero de momento tenemos lo que tenemos, ni más, ni menos.
Por otro lado, me atrevo a hacer un poco de brujo e intentaré predecir lo que a mi parecer es el futuro (en nuestro caso lejano). Como la televisiones no espabilen, llegarán los canales temáticos y comenzaran a colgar en sus Web los episodios de las series que actualmente emiten en plataformas de pago (evidentemente con publicidad), lo mismo ocurrirá con las películas y con cualquier otro tipo de programa. La manera de evitar esto es negociar los derechos de transmisión por Internet a la vez que se negocian los derechos de transmisión por televisión, de forma que Cuatro pueda emitir por Internet y a demanda un capitulo de “HOUSE”  durante un tiempo determinado (con la publicidad que CUATRO considere oportuna). Más aún, los ingresos que la cadena tuviera por publicidad podrían calcularse al milímetro, ya que puede controlar en todo momento quien ve qué y cuantas veces lo ve, con lo que podríamos llegar a pensar en tener una publicidad personalizada para cada televidente y cobrar por visión. De esta forma, los anunciantes solo inciden en aquellas personas que se interesan por su producto, y los que vemos la tele, solo vemos aquellos anuncios que nos interesan (sería algo así como suscribirnos a un newsletter). En cualquier caso, si esto no lo hacen las televisiones, acabarán haciéndolo las propias productoras de televisión y para ver un capítulo de HOUSE, nos conectaremos directamente a FOX, esto puede poner en peligro a las cadenas de TV, ya que ¿Para que quiero un distribuidor de mi producto, si lo puedo distribuir yo mismo?
Por otro lado siempre queda la opción más probable , y es que independientemente de quien lo monte, el usuario acabará pagando por ver.