Hay que reconocer que no está nada mal. Poco a poco se vuelve a equilibrar la balanza.