Cuidado con las clasificaciones de edad de los juegos: aunque te instales un juego apto para mayores de 4 años puede acabar mostrando contenido sólo apto para mayores de 18 años. Es una realidad que las tiendas de aplicaciones de los móviles, la AppStore de Apple por ejemplo, están llenos de juegos gratuitos. Estos juegos son gratis porque sirven de plataforma para mostrar publicidad de otros juegos que no son gratis. El jugador, para conseguir monedas, cerezas o cosas así, es obligado a ver vídeos de publicidad. Hasta aquí todo bien, pero ¿qué sucede si te descargas un juego apto para un niño de 5 años que acaba viendo publicidad de juegos violentos sólo aptos para mayores de 18? Pues eso es lo que está pasando.

A continuación tenéis el ejemplo de un juego bastante popular “Rodeo Stampede”. Es un juego gratis apto para mayores de 4 años. Sin embargo, cuando quieres conseguir monedas o vidas adicionales, el juego te sugiere ver un vídeo publicidad. ¿Cuál es la sorpresa? El juego te muestra un anuncio de “Game of War” que es sólo apto para mayores de 9 años. 

     

Me queda la duda entonces del filtro que aplica a la hora de mostrar la publicidad. En mi opinión debería utilizar el criterio más restrictivo: si el juego es apto para mayores de 4 años, los anuncios deberían ser también de contenidos aptos para mayores de 4 años. Sin embargo parece que la comprobación de edad la está haciendo en base a la edad del propietario del iPad y no a la clasificación de edad del juego en cuestión. Un iPhone o un iPad está pensado como un dispositivo personal y, en la práctica, no deja definir diferentes perfiles de usuario. Cuando configuramos el iPad por primera vez nos pregunta, entre otras cosas, la fecha de nacimiento del propietario del iPad. Esa fecha es la que toma como referencia a la hora de mostrar unas aplicaciones u otras. Si damos de alta un iPad para un niño de 10 años se supone que sólo va a mostrar aplicaciones aptas para la edad de ese niño. Sin embargo si el iPad es un aparato de toda la familia, que es el caso más común, estara configurado con los parámetros de un usuario adulto, con lo que aunque instalemos un juego apto para un niño, nos podemos encontrar con que la publicidad que le pongan sea apta solo para adultos, ya que, teóricamente, el propietario del iPad se supone que es un adulto.

Es una cuestión a tener en cuenta cuando instalemos esos juegos gratuitos aparentemente aptos para todos los públicos pero que pueden acabar mostrando contenidos bélicos, violentos o simplemente no aptos para menores. Y esto no es algo exclusivo de las aplicaciones, sucede también con los videos de youtube que muestran publicidad pensando que es un adulto el que está viendo el vídeo cuando realmente podría ser un menor de 6 años. En cualquier caso se trata, como en muchas cosas en la vida, de estar pendientes.