No es una novedad decir que el mercado de las cámaras compactas se encuentra en estado catatónico. La diferencia que hay entre las ventas de móviles y las de cámaras simplemente no tiene comparación. Como podéis ver en este artículo de Xataka Foto, es un segmento que ha ido menguando a medida que los teléfonos móviles han ido ofreciendo cámaras cada vez mejores. A mi me llama especialmente la atención una de las gráficas del artículo que  se sale de escala cuando tenemos que comparar los teléfonos móviles con las cámaras compactas.

Los fabricantes de teléfonos móviles saben que el 92% de los usuarios consideran la calidad de la cámara que incorpora el móvil como uno de los factores determinantes a la hora de decantarse por un modelo u otro, con lo que su obsesión es ofrecer cámaras en los móviles cada vez mejores. ¿En qué se traduce esto? Pues en que nos encontramos teléfonos móviles con unas cámaras de fotos que tienen poco que envidiar a una cámara tradicional. Incorporan tecnologías que antes sólo encontrábamos en cámaras de fotos, como puede ser la adopción de sensores algo más grandes, el uso de estabilizadores ópticos, la incorporación de un zoom óptico o aplicaciones de cámara de fotos que cada vez permiten más controles.

Con este panorama me llega una consulta de un amigo que quiere comprarse una cámara de fotos. No quiere una cámara reflex ni una cámara sin espejo, quiere una cámara compacta. La verdad es que resulta difícil aconsejar algo así cuando como decía antes el teléfono móvil cada vez ofrece mejores cámaras y tiene la ventaja de que es algo que siempre llevas encima. Sin embargo es cierto que todavía existen dos características que hacen que pueda tener sentido comprarse una cámara compacta: el tamaño del sensor y el zoom óptico.

El tamaño del sensor básicamente determina la calidad de la fotografía que tomamos pero, ¿qué quiero decir aquí con “calidad de la fotografía”? Pues es sencillo, me refiero a la capacidad que tiene la cámara de tomar fotografías en condiciones de luz que no son óptimas. Cuando tomamos una foto en un día soleado y al aire libre la imagen va a salir perfecta prácticamente con cualquier cámara. Sin embargo, cuando las condiciones de luz no son tan ideales entonces notaremos importantes diferencias entre una foto tomada con un sensor pequeño a una tomada con un sensor grande. Los sensores pequeños, cuando se utilizan en condiciones de poca luz, como puede ser en interiores o a partir del atardecer, empiezan a provocar lo que se llama el “ruido digital”. Esto se traduce en que la foto está poco definida y con que hagamos un poco de zoom veremos zonas incluso borrosas o con colores extraños. En una cámara de 16 megapíxeles (16 millones de píxeles), por ejemplo, tenemos 16 millones de captadores (uno por píxel) en una superficie que puede ser inferior a 0,5 cm cuadrados. Al haber poca luz estamos forzando los captadores para que aprovechen la poca luz que llega y esto provoca interferencias entre ellos haciendo que aparezca ese “ruido digital”. Esto normalmente se solventa o poniendo menos píxeles (por eso no siempre más megapíxeles es mejor) o poniendo esos mismos captadores en un sensor más grande. Y es que a mayor tamaño del sensor mejor calidad tendrá la fotografía. Los más usados son los llamados APS-C, que son los que llevan la mayor parte de cámaras reflex de aficionados. También tenemos el sensor de cuatro tercios que es muy habitual en cámaras sin espejo. Y el rey de los sensores es el que llaman “full frame” que tien el tamaño del antiguo fotograma de una película de 35 mm y es el que se utiliza en las reflex profesionales . Este tema es fundamental pero es cierto que es un tema difícil de hacer valorar a un usuario básico que va a comprarse una cámara de fotos en una gran superficie.

El zoom es una caraterística buscada por muchos usuarios de hecho, junto con los megapíxeles, ha sido uno de los principales argumentos de venta que un comercial puede utilizar a la hora de vender una cámara de fotos. Los fabricantes de móviles han optado por resolver este tema incorporando dos lentes, como puede verse en el caso del iPhone 7 Plus. Una lente para las fotos normales y otra lente que acerca más. Otros fabricantes han elegido por poner muchos megapíxeles para que podamos hacer un zoom digital sin perder calidad. El caso más llamativo fue el de Nokia que hizo una cámara de móvil con 41 megapíxeles y desarrollaron alrededor de esto una tecnología llamada Pureview que era capaz de proporcionar unas fotos espectaculares. En una cámara compacta el tema del zoom está mejor resuelto porque tenemos más espacio para colocar la óptica necesaria pero ojo, existe una relación clara entre la potencia del zoom y el tamaño del sensor. Cuando nos ofrecen una cámara compacta con un zoom de, por ejemplo, 30 aumentos es porque el sensor es muy pequeño, con lo que aunque resolvamos el tema del zoom nos quedaremos con el problema del sensor pequeño.

El iPhone 7 Plus y sus dos lentes


El dilema de la cámara compacta: zoom, tamaño del sensor y tamaño de la cámara

Llegados a este punto una cámara compacta merece la pena si:

  1. Es lo suficientemente compacta para llamarse “compacta” y poder llevarla contigo siempre
  2. Tiene un zoom óptico suficientemente potente
  3. Tiene un sensor de como mínimo una pulgada

Sin embargo son tres elementos que son díficiles de balancear: una cámara con un sensor grande si quiere seguir siendo compacta tendrá un zoom de menos aumentos, si queremos una cámara compacta con mucho zoom tendremos que asumir una la pérdida de calidad derivada del menor tamaño del sensor. Hay dos cámaras en las que se puede ver claramente esta situación: La Lumix TZ100 y la Lumix TZ80. La TZ100 tiene un sensor mayor que la TZ80, con lo que la calidad de la cámara es mucho mejor, pero sin embargo la TZ80 le gana en zoom por goleada. La TZ100 tiene un zoom 25-250mm mientras que la TZ80 tiene un zoom 24-720mm. Sin embargo el sensor de la TZ100 es de 1 pulgada mientras que el de 1/2,3 pulgadas. Son dos cámaras que a simple vista pueden ser muy similares pero que realmente tienen importantes diferencias: o más zoom o más sensor.

LUMIX TZ80:

LUMIX TZ80


LUMIX TZ100


¿Qué alternativas tenemos entonces?

Viendo esto he de decir que mi preferencia personal entre zoom y sensor es sensor. Tener un zoom de 60 aumentos no sé muy bien en cuántas ocasiones puede sernos útil a menos que queramos fotografiar la peca de alguien en la cara o nos dediquemos al espionaje. Un sensor más grande siempre sacará mejores fotos, no obstante todo dependerá de lo que el futuro propietario valore más en la cámara. La TZ100 que menciono arriba es la más equilibrada, porque tiene un zoom bastante potente y un sensor más grande que las cámaras compactas habituales. También existen otras alternativas, como la Sony RX100 y sus subsiguientes variantes. Es la apuesta de Sony por las cámaras compactas con sensores grandes. Al igual que la TZ100 incorpora un sensor de 1 pulgada, aunque en este caso sustituyen la óptica Leica por una Zeiss, en ambos casos excelentes opciones. Eso sí, en cuanto al zoom se quedan bastante más cortos, apostando por un 24-70 mm pero, por otro lado, tenemos una óptica mucho más luminosa, siendo 1.8 para los 24 mm frente al 2.8 para los 25 mm de la LUMIX. Hay que tener en cuenta que más zoom implica también más elementos en la óptica lo cual suele resultar en que se pierda en el camino más luz hacia el sensor. La foto a continuación es la de la RX100 V, la última verisón de esta cámara. No obstante podemos encontrar versiones anteriores de la misma a mejor precio y con prestaciones muy similares.

Sony RX100V


Ahora bien, puedes tener algo similar en tamaño a la RX100 de sony pero con un sensor micro 4/3, todavía más grande que el de la Sony si eliges la LUMIX LX100. Esta cámara, además de tener un zoom similar al de la sony (24-75mm), es incluso algo más luminosa, con una apertura de 1.7 para la distancia focal de 24 mm.

Pero de nuevo repito que todo esto depende de lo que busca el fotógrafo, porque si prefiere un zoom muy potente y un tamaño algo más reducido, existen en el mercado numerosas opciones. Yo en este caso me gustan las cámaras de la serie TZ (Travel Zoom) de LUMIX (Panasonic), como la TZ80 que mencionaba más arriba o alguna un poco anterior como la TZ70 o la TZ57. ¿Cuál es la diferencia fundamental entre ambas cámaras? En cuanto a zoom la TZ57 es menos potente con un 24-480 mm frente a la TZ70 que tiene un zoom 24-720 mm. Además la TZ70 lleva GPS y la TZ57 no lo lleva. Esto último no es ninguna tontería, ya que con la cantidad de fotografías que se toman hoy día saber dónde se han hecho las fotos ayuda mucho a clasificarlas de manera autonmática y no perder mucho tiempo. Buscar las fotos del viaje a Holanda sería tan sencillo como escribir “Holanda” en el buscador y el sistema, automáticamente, comprobaría las coordenadas de todas las fotos y nos devolvería aquellas que se hubiesen tomado en Holanda.

Conclusión

Volviendo al principio, si no tienes interés en un zoom óptico o en una mayor calidad de las fotos te recomiendo que te gastes el dinero en comprarte un móvil con una buena cámara en lugar de comprarte una cámara compacta. Si buscas zoom y calidad en las fotos la TZ100, si buscas sólo calidad en las fotos la LX100 de LUMIX o la RX100 de Sony. Si finalmente lo que más te interesa es el zoom entonces elige una de estas (y por este orden): TZ80, TZ70 y TZ57. De todas formas plantéate  si realmente necesitas un zoom tan potente, porque la clave del zoom es poder encuadrar mejor algunas fotos y hacer fotos de personas sin interferir demasiado en lo que sucede en la escena.