En una exposición de ciencias el colegio de mi hija vi esta plaquita que, sinceramente, no fui capaz de identificar. Makey Makey tenía impreso, y un diseño que no sé porqué me recordaba a una nintendo (¿la cruz y los dos botones quizás?).

Makey 5

Allí lo habían utilizado para todo tipo de cosas. En la foto que hay a continuación podéis ver un montaje para hacer que suenen unas campanas al tocar alguno de los números que había impresos en la mesa. Era realmente una pasada.

Makey 1

Y no sólo eso, sino que podías utilizar eso para generar entradas a un programa diseñado en Scratch!

Scratch y Makey

Viendo todo eso pensé que algún manitas de la electrónica había estado utilizando componentes varios para conectar esos cables al ordenador y conseguir que la computadora interpretase esas señales de alguna manera. Ahí se nota que en esto estaba algo desfasado. Hoy me ha enviado un amigo este vídeo donde explica cómo utilizar siete plátanos para tocar el piano (no es broma) o como jugar al Pacman con unos trozos de plastifica:

Parece que todo viene de un par de estudiantes del MIT que se les ocurrió la idea de hacer algún tipo de interfaz que permitiese conectar todo tipo de cosas al ordenador y que, a su vez, sirviesen como interfaz para interactuar con la máquina. Y algo muy interesante surgió, la placa Makey Makey. Esta “cosa” tiene un tamaño de unos 10 cm de ancho por 4 de alto. En uno de los lados tiene 6 conexiones posibles: las 4 flechas del teclado, la barra espaciadora y el botón del ratón. La placa se conecta por USB al ordenador y si yo conecto una pinza a la flecha superior y la hago funcionar es como si estuviese pulsando dicha flecha en el teclado. Lo mismo con el resto. Si le damos la vuelta hay más opciones pudiendo incluso conectarle una placa de Arduino.

La cuestión es que con la parte básica ya puedes hacer cosas realmente increíbles. Y esto me ha hecho ver que hay muchas formas de enseñar informática, de acercar las computadoras, las ciencias a los más pequeños. Esto claramente es una de ellas. El kit lo venden por internet y vale 45$. También lo puedes comprar en Amazon por 55€ ya con gastos de envío incluidos.

¿Cómo funciona?

Os dejo aquí la explicación que me ha pasado Jaime Laborda del grupo Makers de la UPV que también participan en el Programa Generación Espontánea #GEUPV:

La magia de producto reside en cerrar el circuito eléctrico como si de un cable se tratara. Me explico: Tienes que tocar un terminal de referencia o “tierra” con alguna parte de tu cuerpo, y conectar un segundo a un objeto conductor como puede ser una fruta (compuesta mayormente de agua), otra persona, etc…
Al tocar el objeto conductor se cierra el “circuito” y una minúscula e inofensiva corriente pasa por tu cuerpo del terminal de referencia al terminal donde esté conectado el objeto. El micro que lleva la plaquita detecta esta “derivación a masa” y la interpreta como una pulsación de teclado. El micro se comunica con el ordenador como si de un teclado conectado por USB se tratara.

Esto me recuerda a un invento que había (no se si sigue estando) en el Principe Felipe con el que encendias una bombilla tocando dos contactos con dos partes diferentes del cuerpo, incluso podias tocar a una segunda persona y esa “cerrar el circuito” tocando el otro conductor. Muy chulo!