Qué gran pregunta. ¿Tengo tiempo para…? Aunque en la mayor parte de los casos no somos dueños de nuestro tiempo, el tiempo es el bien más democrático que existe: “todos tenemos 24 horas al día, ni un minuto más ni un minuto menos“.  Esta frase la he oído hoy en una reunión de CESAER, cuando alguien ha preguntado a Karel Luyben si realmente “teníamos tiempo para…”. La respuesta me ha llamado la atención: “no es un tema de tener o no tener tiempo, es un tema de prioridades“. Y en este caso es especialmente interesante de quién viene la respuesta. Karel, además de ser el Presidente de CESAER, es el Rector de TU-Delft, una de las universidades tecnológicas más importantes de Europa. Un rector precisamente tiene que atender multitud de temas, con lo que establecer claramente las prioridades puede marcar la diferencia.

CESAER Board of Directors meeting

Y es cierto que son las prioridades las que básicamente nos van a mover hacia qué destinamos el tiempo. Prioridades que muchas veces nos vienen impuestas, aunque es cierto que siempre queda un pequeño espacio en el que cada uno decide qué es lo importante en ese momento. Las prioridades que ponemos nosotros, consciente o inconscientemente, junto con las prioridades que vamos aceptando, son las que acaban definiendo tu estilo de vida. Si quieres llevar un estilo de vida saludable, por ejemplo, tendrás que reservar algo de tiempo a practicar deporte. Si quieres que tus hijos tengan una relación más estrecha contigo, tendrás que dedicarles tiempo. Y así con todo.

Algunos métodos de gestión del tiempo simplemente buscan que hagas más en menos tiempo. Para mi la clave no es llenar tu tiempo de una vorágine de actividades. Más bien se trata de hacer cosas que puedan tener algún impacto en las cosas que realmente te importan.