iPhone 6s: ¿alguna novedad?

  
He estado leyendo multitud de noticias en twitter sobre el nuevo iPhone que se presentará el día 9 de septiembre de 2015. Las temáticas no son muy variadas, desde los que dan detalles sobre el lugar en el que se va a celebrar el evento, los que intentan adivinar qué cosas se van a presentar además del iPhone hasta los que repiten hasta la saciedad las supuestas novedades que va a traer el nuevo terminal. Todo esto forma parte de la nube que se genera alrededor de la presentación de un nuevo iPhone, incluso este post forma parte de todo esto.

Los modelos sin la “s” suelen ser más novedosos, porque tienen un cambio en su diseño externo que suele gustar, pero los que añaden la letra “s” son siempre mejor opción de compra si uno puede esperar con su terminal actual. Y es que los primeros son más llamativos, pero yo los compararía con versiones beta de los segundos. Es decir, modelos que están muy bien pero que de los que el usuario acaba descubriendo problemas que, normalmente, se mejoran en la versión “s”. El caso más llamativo fue el de la situación de las antenas del iPhone 4 que provocaba, en determinadas condiciones, cortes de llamadas.

¿Qué podemos esperar de este nuevo iPhone 6s? Está claro que después de las superventas del iPhone 6 no parece que Apple vaya a desviarse mucho de la línea del actual modelo, pero estarán las típicas mejoras en cámara, procesador y memoria. Es decir, una cámara trasera 4K y una cámara frontal de 5 megapíxeles. Un procesador más rápido (A9) y el incremento de la memoria RAM del aparato hasta los 2 Gb. Todo esto está relacionado, ya que una mejora en la cámara implica manejar más píxeles y eso requiere mejor procesador y más memoria.

La principal aportación parece estar en algo llamado Force Touch, que es una tecnología capaz de reconocer no sólo el contacto de nuestros dedos con la pantalla sino también la presión. Es decir, si apretamos más fuerte la pantalla hará algo distinto que si la tocamos suavemente. Esto puede introducir mejoras en el uso de algunas aplicaciones, añadiendo otra componente más a la interfaz basada en gestos. En Applesfera se hacen eco de que no va a ser una simple implementación de lo que ya está en Apple Watch y en algunos Macbook, sino algo mejor que van a bautizar como 3D Touch Display. Esto quiere decir que la pantalla del nuevo iPhone será capaz de reconocer 3 niveles de presión. El artículo también comenta que podremos tener una respuesta física de la pantalla a la presión (una vibración por ejemplo).

Para sacar partido a esta tecnología y aprovechar para renovar el sistema operativo, el teléfono vendrá equipado con iOS9, con las múltiples novedades que ya nos presentaron en junio.

Lo que parece que se va a mantener es un modelo de entrada de 16 Gb para pasar después a los 64 Gb y 128 Gb. El modelo de 16 Gb es la peor opción. El iPhone es un teléfono caro, como para quedarse con un modelo que a los pocos meses nos va a decir: “memoria llena”. Hasta ahora este esquema se ha mantenido para dar salida a los iPhone 5S de 32 Gb. Ahora lo lógico sería que empezasen directamente con 32 Gb.

Lo que dicen las webs es que no parece que se vaya a presentar es un iPhone 6c, evitando repetir la  experiencia del iPhone 5c. No obstante yo pienso que tendrán que darle salida a la capacidad de producción del iPhone 6 que tienen, con lo que no sería extraño que el iPhone 6 se siga vendiendo pero con 32 Gb o que se le renombre a iPhone 6c también con esos 32 Gb. Según esto lo más probable es que la gama de teléfonos quede así:

  1. Modelo de 16 Gb: iPhone 6s y iPhone 6s plus
  2. Modelo de 32 Gb: Actual iPhone 6 y iPhone 6 plus con 32 Gb o renombrados a iPhone 6c y con otra carcasa
  3. Modelo de 64 Gb: iPhone 6s y iPhone 6s plus
  4. Modelo de 128 Gb: iPhone 6s y iPhone 6s plus

Por cierto, también se rumorea que habrá más tonalidades de iPhone…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *