Móviles modulares: desmontando un teléfono

Desmontando un móvil:
Por motivos varios he tenido que cambiar la pantalla de un Lumia 520 un par de veces. Ni que decir tiene que en internet encontré todo tipo de tutoriales sobre cómo cambiar la pantalla de este teléfono. Eso sí, tuve que hacerme con un buen set de destornilladores y otros accesorios para poder hacer el cambio. La primera vez me costó más pero la segunda ya le había cogido algo de práctica.

Estoy diciendo pantalla pero realmente me refiero al cristal táctil y es que lo que entendemos como pantalla está compuesto de dos piezas. Por un lado está un cristal táctil, que es la superficie sobre la que interactuamos con el teléfono y, debajo, está un panel LCD que es la pantalla propiamente dicha. Lo más habitual cuando se da un golpe el teléfono es que se rompa el cristal táctil, produciéndose esas grietas tan escandalosas pero sin ninguna alteración en la imagen. Si se hubiese roto el panel LCD veremos también una especie de “manchas líquidas” y cambios en el color.

La pantalla la encontré fácilmente en +Amazon.com . Es cierto que en el primer cambio no acerté con el proveedor y me tardó un mes en llegar la pieza y, además, después no funcionaba muy bien. El segundo sin embargo un éxito: 3 días en recibirlo y pantalla perfecta. No quiero de todas formas hacer un post sobre cómo se desmonta un Lumia 520. Para eso ya tenéis el vídeo que hay un poco más arriba.

La aventura derivó entonces en varias horas buceando por internet hasta encontrar alguien que me vendiese una pantalla fiable, la duda sobre si acabaría cargándome el teléfono por no saber volver a montarlo, los pedidos defectuosos y, sobretodo, nunca supe si la pantalla que compré era original.

¿Qué te encuentras cuando desmontas el teléfono?
Pues un poco de todo. Piezas, piezas y más piezas. La carcasa, una placa donde parece estar el procesador y la memoria, la pantalla, la batería, el cristal táctil, la cámara, los altavoces… Pero si nos alejamos un poco más básicamente está la pantalla, la carcasa, la batería y la del teléfono

¿Qué es un teléfono modular?
Básicamente es un celular al que el usuario final (tú mismo) puedes actualizarlo y cambiarle componentes sin tener ningún conocimiento especial, sin tener que comprar herramientas y sin jugártela por no saber quién te está vendiendo la pantalla. Es un teléfono que nunca se te va a quedar obsoleto porque lo irás actualizando a medida que mejoran los componentes. Y, además, desde un punto de vista medioambiental es más sostenible, porque no vas generando teléfonos obsoletos cada 2-3 años que hay que tirar al… vertedero.

¿Existen ya los teléfonos modulares?
Realmente todos los teléfonos son modulares, es decir, son una combinación de 3 o 4 componentes estándar. El problema es que esta modularidad sólo la explota el fabricante. No os engañéis, +Samsung Mobile  tendrá un conjunto reducido de pantallas, placas base, baterías, cámaras y carcasas. Haciendo distintas combinaciones de esos elementos puede sacar varios modelos y así genera una gama de productos bastante extensa. El problema es que cuando aparece una cámara de más megapixeles tú no la puedes cambiar. Tienes que comprarte el nuevo modelo de Samsung que incluye esa nueva cámara, pero que además te cambia la pantalla, la carcasa, el procesador, etc. ¡Pero tú sólo querías usar esa nueva cámara! ¡Y has tenido que pagar un montón de dinero por todo lo demás!

Un teléfono modular orientado al usuario
Imaginemos que el teléfono lo construyes de tal manera que tú mismo, sin ningún tipo de conocimiento especial, puedes cambiar la pantalla, la cámara o la carcasa. Que se empiezan a llevar pantallas más grandes. Compras una pantalla más grande y se la pones. Que sale una cámara con más megapíxeles. Se la cambias. Con esto consigues que tú teléfono dure mucho más tiempo y no sea simplemente un producto terminado que cuando queda obsoleto no tienes más remedio que cambiarlo completamente. Y además si se te rompe la pantalla no pasa nada. ¡Tú mismo la compras y la cambias con un click!


¿Puedo comprar un teléfono modular?
No queda ya mucho. En Finlandia hay un grupo de emprendedores, liderado por un español, que está trabajando en este tema. La empresa, como no podía ser de otra manera, se llama Puzzle Phone. Concibe el teléfono como si fuese un puzzle en el que distintas piezas van encajando según tus necesidades. Me gusta mucho la analogía que hacen con el cuerpo humano. El teléfono está compuesto por la columna vertebral, el cerebro y el corazón. La columna vertebral los elementos más duraderos: pantalla y la electrónica general. El cerebro la electrónica con un ciclo de vida más corto: el procesador, la memoria RAM, el almacenamiento interno y la cámara. El corazón, que incluye la batería y el resto de electrónica que se puede personalizar según las necesidades del usuario.

Google también trabaja en este concepto en el proyecto Ara, pero Puzzle Phone lleva mucho más tiempo en este tema y el desarrollo está mucho más consolidado. La apuesta de Google lleva todo el glamour de la marca, pero como muchos proyectos curiosos del buscador nunca se sabe que pasará con él.

Desarrollo colaborativo
La ventaja de todo esto es que distintas empresas pueden ir creando componentes para este tipo de móviles. Hay una floreciente industria de móviles modulares que puede aparecer alrededor de este concepto, con fabricantes especializados en cámaras, en pantallas o en procesadores. Es similar a lo que sucedió a principios de los años 2000 con la empresa Handspring y sus PDA que incorporaban el módulo Springboard para que cualquiera pudiese desarrollar accesorios para esa PDA al estilo de una Gameboy. El alcance de The Puzzle Phone es mucho mayor ya que la personalización es total.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *