El SPAM en las redes sociales

El SPAM es un fenómeno que no se restringe exclusivamente al correo electrónico. Sin ir más lejos, el típico buzoneo que llena de folletos promocionales los buzones de nuestras casas también podría ser considerado SPAM.

 

En internet el SPAM está muy vinculado al mundo del correo electrónico. Me parece interesante diferenciar dos perspectivas para definirlo bien: el que recibe SPAM y el que envía SPAM. Desde el punto de vista del receptor, es lo que se conoce como correo no deseado. Desde el punto de vista del emisor, también llamados “spamers”, consiste en enviar el mismo mensaje a un número elevado de destinatarios sin que lo hayan solicitado. El fin con el que se hace el spam puede ser muy variado: promociones, robo de identidad, distribución de malware, estafas y un sin fin de cosas.

El spam no es algo exclusivo del correo electrónico. La popularización de las redes sociales como medio de interacción con otras personas ha hecho que se replique también allí actividades que pueden considerarse claramente como spam.

Las comunidades virtuales son espacios en internet en los que un grupo de personas con algún interere común se unen para compartir información. En Facebook y en Linkedin se llaman “grupos”, mientras que en Google+ se las conoce como “comunidades”.

Hace un par de meses leí un post de +Enrique Dans en google plus en el que avisaba del cierre de su comunidad Tech News Analysis en Google+. El principal motivo que daba era la cantidad de spam que se recibía en la comunidad. Le sugerí colaborar en la moderación de la comunidad y mantenerla viva algunos meses más a ver qué tal. En este tiempo me he encontraro con una forma de spam muy concreta relacionada con el fenómeno de las redes sociales y el afan de protagonismo de muchas personas. El caso más habitual era el de algunos bloggers, que pensaban que por el hecho de publicar algo en su blog, cualquier persona del mundo debe de estar interesada en leerlo. Se dedicabana a inundar diferentes conunidades virtuales con enlaces a su blog para que todos leyésemos el último artículo que acababan de publicar.

Debemos diferenciar bien una comunidad o grupo de Facebook de los seguidores que podamos tener en una red social. Las personas que te siguen en twitter, por ejemplo, han decidido recibir tus actualizaciones, lo mismo sucede con tus amigos de facebook o tus seguidores de Google+. Sin embargo, las personas que están en in un grupo o comunidad virtual no están ahí para que las bombardees con tus publicaciones, sino porque les interesa discutir sobre algún tema. Es una mala práctica escribir un artículo en tu blog y dedicarte a buscar comunidades públicas en las que colgar tu artículo para ganar visitas. Ganarse una reputación online lleva su tiempo, y debe de estar basada en la confianza que generas con tus seguidores, no en invadir sus medios de comunicación con publicaciones no deseadas.

En cualquier caso creo que esto es un mal endémico de las comunidades o grupos públicos, en los que cualquiera puede entrar y el control del mismo es escaso. La norma de oro para evitar estas situaciones es prohibir de manera tajante que los usuarios publiquen contenido propio. El contenido se debe generar por las propias discusiones de los usuarios sobre las noticias que se comparten.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *