Hace algo más de 10 años se desplegaron por algunas ciudades españolas un gran número de tiendas Opencor. Son establecimientos de la cadena +El Corte Inglés similares a un drugstore o a un Seven Eleven. Un lugar en el que podías encontrar un poco de todo y con un horario muy amplio. Los precios, comparados con otros establecimientos de este tipo, eran mucho más económicos, y esto hizo que cadenas como VIPS se centrasen en la restauración y abandonasen la venta de otros productos. El modelo fue evolucionando, enfocándose cada vez más en la parte de alimentación y droguería y abandonando otros servicios menos rentables como la pequeña cafetería que antiguamente había en todas las tiendas. También fueron adaptándose a la demanda y se cerraron aquellas tiendas menos rentables.

Esta evolución ha continuado y el enfoque está siendo la alimentación. Los precios de los productos de Opencor no es que sean más caros por el simple hecho de estar en Opencor. Tengamos en cuenta que Opencor aprovecha la cadena de suministro de El Corte Inglés, con lo que la empresa no va a incurrir en grandes costes adicionales por el simple hecho de proveer a estas tiendas. Lo que sucede es que el surtido es menos variado y normalmente venden productos que son más caros. Esto permite rentabilizar más la tienda sacando un mayor margen. Es cierto que hay algunos productos de la marca blanca de El Corte Inglés, aunque mayoritariamente son productos de marca que ya de por si son más caros que a los que nos están acostumbrando otras cadenas como +Alimentación Mercadona+eroski  o Consum.
La zona que frecuento más disponía de uno de estos Opencor, y era el lugar más cercano al que se podía ir a hacer alguna compra. Sin embargo, en los últimos dos años han instalado no demasiado lejos un Mercadona, un Consum, un Aldi y un Supermercado de El Corte Inglés. Opencor, que lo que más vendía eran productos de alimentación, dejó de ser una tienda competitiva y empezó a bajar ventas.
La capacidad de adaptación de una empresa como +El Corte Inglés parece no tener límite, y de la noche a la mañana reconvirtió la tienda Opencor en un Supercor Express. El horario sigue siendo el mismo que el del Opencor, pero ahora casi toda la tienda está dedicada a alimentación, ampliando considerablemente la gama de productos disponibles y reduciendo considerablemente los precios. Yo mismo he comprobado que, en general, los precios son los mismos que en otro supermercado. Es cierto que, al ser un establecimiento más pequeño, sigue teniendo menos productos que en una gran superficie, lo cual implica que en algunos casos sólo podamos elegir la marca más cara.
Desarrollar el modelo de tienda de proximidad desde una gran empresa no siempre es sencillo, pero +El Corte Inglés tiene capacidad más que suficiente para desarrollar bien el modelo. Es cierto que siempre tendrá que luchar contra los estereotipos que sitúan este tipo de tiendas como establecimientos más caros.