Después de unos 15 días manejando un Nokia Asha 501 podría decir que la experiencia es algo así como “adecuada”. Lo que más me llamó la atención cuando lo abrí fue su tamaño. Es un teléfono con pantalla táctil realmente pequeño. En mi caso me pedí el modelo con tarjeta dual, para poder llevar dos líneas en el mismo teléfono. Existe también una versión para una única tarjeta SIM. Las ventajas de los terminales duales son importantes, pero es un sistema todavía poco extendido. Bajo mi opinión el sistema basado en tarjetas SIM es algo bastante obsoleto. No sé hasta qué punto es una ventaja tener que disponer de una tarjeta física que identifique al abonado cuando realmente existen otros métodos por software para hacerlo que permitirían disponer de varias líneas en el mismo teléfono. Volviendo al tema del Asha 501. Es el primero de una línea de teléfonos que abandona teóricamente Symbian S40 para pasarse a lo que se ha llamado Asha Platform, con características de su interfaz heredadas del Nokia N9 junto con un sistema operativo basado en el de una empresa que compraron recientemente y en el propio S40.
Mi impresión general de este desarrollo es que se nota que todavía estamos trabajando con una versión muy 1.0. El aparato apunta buenas maneras, y es una buena opción para complementar a un smartphone. Pero con esto no quiero decir que sólo sirva para hablar, tiene funciones propias de un smartphone, pero no tiene la fluidez de un auténtico smartphone.
Este teléfono viene de nuevo a demostrar que donde está el negocio hoy día es en incorporar al mayor númerode personas posibles a una sociedad digital móvil. Los teléfonos de gama alta ya han hecho su cometido definiendo un modelo a seguir. Ahora es el turno de la gama media/baja donde cada vez encontraremos terminales de bajo coste con mejores prestaciones. ¿Qué quedará para la gama alta? Mejores procesadores, mejores materiales, cámaras de foto más avanzadas, procesadores más rápidos, etc. Todo eso está muy bien, pero no nos engañemos, lo que la mayor parte de personas utilizan de un smartphone es muy básico: mensajería, correo electrónico, redes sociales, navegador web y cámara de fotos. Y todo eso lo cubre muy bien teléfonos como el Lumia 520 y especialmente el Nexus 4 después de la bajada de precio que ha tenido. La cuestión es que cada vez tenemos mejores terminales libres por menos de 200€, y eso es algo a considerar antes de atarse a un contrato con una operadora.