Hace unos años se popularizaron los conocidos como “pinchos”, que son los modems USB que nos vendían las compañías telefónicas para conectarnos a internet. Estos aparatos tenían una línea adicional que teníamos que contratar y por la que era necesario pagar una cuota al mes.
Hoy día es cada vez más habitual que nuestra línea de teléfono móvil, la que usamos todos los días, incluya lo que se llama una “tarifa de datos”, con la que nos incluyen una cantidad de “megas” para conectarnos a internet.
En la imagen que viene a continuación tenéis un ejemplo de las tarifas de Ono, que incluyen la posibilidad de conectarnos a internet.

Estas tarifas están pensadas para que nos conectemos a través del móvil a internet. Con esto podemos enviar los famosos Whatsapp o consultar cuál es el restaurante griego más cercano. Lo interesante es que con estas tarifas también podemos utilizar el móvil como si de un “pincho” se tratase, como si fuese el modem usb que nos venden las compañías telefónicas. Prácticamente todos los móviles actuales (y los no tan actuales) permiten enchufarlos a un ordenador portátil para conectarnos a internet. Desde, por ejemplo, el Nokia 5800 XPress hasta el último modelo de iPhone.

Conectándolo al ordenador por cable.
Esta es la manera más sencilla. Basta con conectar el teléfono al ordenador. Una vez conectado el teléfono nos dará la opción para utilizarlo como modem para conectarnos a Internet. Si tenéis un iPhone tiene que estar activada la opción “Compartir internet” en Ajustes, tal y como se puede ver a continuación:

Si utilizas un Nokia, tendrás que tener instalado en el ordenador el Nokia suite, que puedes descargártelo haciendo click aquí. En Samsung también hay un programa similar llamado Samsung Kies que está disponible en esta dirección.
Conectándolo al ordenador sin cables.
Esta es la opción más interesante ya que no sólo nos permite conectar un ordenador a internet, sino que nos permite crear una pequeña red wifi alrededor del móvil y conectar varios ordenadores, ipads, etc. Esta opción está disponible, por ejemplo, en toda la gama de móviles Android de Samsung y el procedimiento es bastante sencillo. Basta con activar la opción, vamos al ordenador portátil, buscamos las redes inalámbricas activas y una de ellas será la que ha creado nuestro propio móvil. Hacemos click en ella, introducimos la contraseña y listo. Os dejamos a continuación un vídeo sobre cómo configurarlo en un teléfono con Android y con un iPhone:
Android: este vídeo explica cómo conectarse de manera inalámbrica con un teléfono Android

iPhone: este vídeo explica todas las posibilidades de conexión en un iPhone

Sobre las tarifas de datos.
Tened en cuenta que el operador os dará una cantidad limitada de datos. El caso que hemos puesto en este post de Ono tiene diferentes opciones, pero está claro que si optamos por la más barata es posible que no tengamos suficiente si queremos utilizar internet tanto en el móvil como con un portátil. Si nos pasamos de la cantidad que tenemos contratada la velocidad de conexión simplemente irá más lenta, pero seguirá funcionando. Hay operadores que ofrecen unas tarifas de datos muy competitivas. Por ejemplo, MasMovil tiene la tarifa del 0 que incluye 1Gb de conexión por 9€/mes, que es más que suficiente para manejar el ordenador. Symio también dispone de tarifas muy buenas que vienen directamente con más de 500Mb de conexión gratis.

Unos consejos para terminar.
Es recomendable desactivar cualquier tipo de actualización automática de Windows, Mac o aplicaciones varias. Imaginad que el ordenador decide descargarse una actualización de Windows y que tiene un tamaño de 200 Mb mientras estoy utilizando la tarifa de datos del móvil. Consumiría directamente todo lo que tengo contratado.
Cuando utilicéis este tipo de conexiones evitad conectaros a servicios que consumen muchos datos, como podría ser YouTube o Spotify.
Los grandes operadores no suelen tener tarifas muy competitivas, y es más recomendable buscar otros más pequeños (los llamados Operadores Móviles Virtuales), como Symio, MasMovil, Ono, Pepephone y un largo etcétera.