Nunca me hubiera imaginado que un móvil que siempre ha basado su interfaz sobre todo en la vertiente visual pudiera estar tan indicado a personas con discapacidades. Y todo esto gracias a la función VoiceOver que llega al iPhone con los firmwares 3.0 en adelante y sólo disponible en las versiones 3GS.
Gracias a esta función el usuario recibe realimentación auditiva en todo momento de la acción que se dispone a realizar, y gracias a un amplio abanico de gestos que se pueden hacer con uno, dos o tres dedos es posible manejar el dispositivo sin mirar la pantalla.
Un gran acierto de Apple por pensar en las personas con discapacidades.