El Instituto Tecnológico de Massachusetts nos presenta BOKODE, pequeños e imperceptibles códigos que nos permiten etiquetar la realidad, realmente las funcionalidades de estos pequeños códigos son impresionantes, sobre todo porque son interpretables a distancia, se nos ocurren unas cuantas maneras de usarlos, por ejemplo que un centro comercial detecte de forma personalizada la entrada de los usuarios o que nuestro coche sea capaz de avisarnos que ha encontrado el sitio que estamos buscando y un largo etc.
La realidad aumentada puede ver en estos códigos otra fuente de información para el desarrollo de sus aplicaciones.
Os traemos este vídeo que esperamos que os guste.

Fuente: MIT media Lab