OLED son las siglas que corresponden a Organic Light-Emitting Diode, la futura tecnología de televisores que revolucionará el mercado de la imagen doméstica. Básicamente, su funcionamiento se basa en utilizar una capa de material orgánico que irradia luz por sí mismo al ser estimulado eléctricamente. A diferencia de los LCD, Plasma actuales que necesitan una retroiluminación para dar brillo a la imagen. Al no necesitar dicha retroiluminación se pueden conseguir paneles mucho más finos, llegando a medir 3 milímetros de grosor.

Constituye un compendio de virtudes frente a los paneles actuales de LCD o Plasma, ya que serán más baratos de construir, consumirán menos energía, dispondrán de más contraste, gama de colores y ángulo de visión. Si bien deben seguir mejorando la duración de los paneles construídos con la tecnología OLED, será con bastante seguridad un sucesor de las tecnologías actuales.

Para confirmar la inminencia de su introducción en el mercado, basta con comentar que Sony ya dispone de un modelo preparado para Diciembre de este año en Japón basado en la tecnología OLED, el SonyDrive XEL-1 con características como:

  • Pantalla de 11 pulgadas
  • Panel de 3 mm de grosor
  • Contraste de 1.000.000:1
  • Resolución de 960×540 pixels
  • Sintonizador TDT
  • HDMI
  • USB
  • Ethernet
  • 1.219 euros

Aunque pueda parecer una pantalla de reducidas dimensiones, Sony ya dispone de un prototipo de 27 pulgadas y resolución Full HD (1080p) con panel construído en la tecnología OLED que fué mostrado en el CES.